Elecciones en Uruguay: Martínez y Lacalle van a segunda vuelta

.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Elecciones en Uruguay podrian ir a segunda vuelta

    (Publicado domingo 27 de octubre de 2019)

    MONTEVIDEO.- El candidato oficialista Daniel Martínez y el opositor Luis Lacalle Pou pasarán a un balotaje para definir quién de los dos será el próximo presidente de Uruguay, según resultados parciales de sondeos a boca de urna. 

    Martínez, candidato de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio, habría obtenido entre 38% y 40%, según tres sondeos de boca de urna difundidos por los canales de televisión 4, 10 y 12, en base a trabajos de las encuestadoras Opción, Equipos y Cifra. 

    El surfista que quiere ser presidente de Uruguay

    [TLMD - LV] El surfista que quiere ser presidente de Uruguay

    El surfista que quiere ser presidente de Uruguay

    (Publicado jueves 24 de octubre de 2019)

    Lacalle Pou, mientras tanto, habría obtenido entre 29% y 30%. 

    En tercer lugar estaría el candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, con un porcentaje de votos de entre 12% y 13%. Y en cuarto lugar el candidato del derechista partido Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, con entre 10% y 11%. 

    Estos resultados parciales marcarían que Cabildo Abierto, un nuevo partido encabezado por un excomandante del Ejército que algunos analistas han calificado de ultraderechista o ultraconservador, lograría conseguir una fuerte bancada parlamentaria, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. 

    La tendencia, de confirmarse, situaría como favorito para la segunda vuelta a Lacalle Pou, ya que tanto Talvi como Manini Ríos ya habían anticipado su voluntad de apoyar a quien compitiera contra el candidato oficialista del Frente Amplio. 

    Talvi, tras conocerse los primeros resultados, se dirigió a sus adherentes y felicitó a Martínez y Lacalle Pou. “Uno de los dos será el próximo presidente de la República y yo espero que sea Lacalle Pou”. 

    También Manini Ríos llamó a votar a Lacalle: “El pueblo quiere cambiar. Y Cabildo Abierto escucha la voz de la gente”, dijo. 

    Martínez, en un discurso a su militancia, celebró que el Frente Amplio sea el partido más votado e intentó inyectar optimismo a su gente, señalando que los apoyos que recoge Lacalle Pou no necesariamente serán seguidos por los electores. “Ahora se abre una nueva etapa en la que los ciudadanos van a elegir personas y propuestas concretas”, afirmó. 

    Las tres encuestadoras dejaron constancia que aún no han escrutado todos los circuitos de su muestra, por lo que los resultados podrían variar con el correr de las horas. 

    Para ser electo presidente se necesitan al menos 50% más uno de los votos, de lo contrario se celebrará una segunda vuelta entre los dos postulantes más votados el 24 de noviembre. 

    Un plebiscito para que 2,000 efectivos militares se sumaran a las tareas policiales y para instaurar la cadena perpetua habría obtenido una votación de entre 46% y 47%, por lo cual no sería aprobado. 

    La jornada electoral transcurrió con calma. En los circuitos electorales, muchos electores realizaron largas colas para votar, la mayoría sin distintivos que permitieran identificar sus preferencias. 

    Marcando una gran diferencia con el clima de tensión que se vive en otros países del continente, los candidatos del oficialismo y la oposición destacaron la estabilidad de la democracia uruguaya. 

    “Uruguay se ha convertido en un oasis de certezas en la región”, dijo Martínez al votar. El candidato oficialista festejó que nueve de cada diez opositores lo saludaron con respeto. 

    En igual sentido se manifestó Talvi. “Nadie va a cuestionar los resultados de esta noche. Y eso es un tesoro que los uruguayos debemos valorar”, dijo al salir de su domicilio para sufragar. 

    También Lacalle Pou destacó la confiabilidad de la democracia uruguaya. “Lo que Uruguay tiene para ofrecer, y lo va a ofrecer sin perjuicio del resultado, es institucionalidad, es saber qué va a pasar, saber que se puede creer”. 

    Tras votar por primera vez en su vida, Francisco Neves, de 22 años, recorrió las calles en un auto con una banderita del Frente Amplio. Le costó definir mucho si votar por la coalición oficialista o por la Unidad Popular, un pequeño partido de izquierda más radical. Finalmente se inclinó por el oficialismo, como el resto de su familia. Siguió los resultados con el temor de que se confirmaran los rumores que vaticinaban una votación aun mayor de Cabildo Abierto. 

    Sergio Ramos, un docente de 57 años, votó por primera vez en su vida al Partido Nacional: “Hasta hoy siempre había votado a opciones de centroizquierda, pero esta vez quise apoyar un cambio, porque en 15 años en el gobierno el Frente se ha dejado ganar por la corrupción”, dijo. 

    La votación había comenzado con un emotivo sufragio del presidente saliente Tabaré Vázquez, diagnosticado con cáncer desde agosto. Vázquez dijo al sufragar: “yo tengo la esperanza y el deseo de poner la banda presidencial al próximo presidente de la República”. 

    Los 2.7 millones de electores votaron para definir qué desean para el futuro del país: si un cuarto gobierno consecutivo del Frente Amplio o el gobierno de una alianza de partidos opositores, que van de la centroizquierda a la derecha. 

    El Frente Amplio llegó por primera vez al gobierno nacional en 2005, rompiendo una hegemonía de los dos partidos fundacionales, el Colorado y el Nacional, que habían gobernado el país desde su nacimiento a la vida independiente en 1828. 

    Desde su llegada al poder, la economía no ha dejado de crecer, el poder adquisitivo de los salarios ha experimentado una fuerte suba y se han sancionado leyes que garantizaron derechos como el casamiento gay, el aborto y la venta de marihuana en farmacias. 

    Sin embargo, el tercer gobierno del Frente Amplio, encabezado por el Vázquez, ha tenido problemas importantes. Una reforma educativa fracasó, el vicepresidente Raúl Sendic debió renunciar en 2017 jaqueado por casos de corrupción, la inseguridad pública se deterioró hasta alcanzar un récord de 414 homicidios en 2018, la economía se estancó, el desempleó subió hasta el 9% y el déficit fiscal alcanzó el 4.9%. 

    La oposición coincidió en la campaña en que es necesario tomar medidas urgentes para restablecer la seguridad pública, reformar el sistema educativo y ordenar las cuentas públicas y un gasto estatal que frecuentemente cae en el derroche. 

    La segunda vuelta se celebraría el 24 de noviembre y el nuevo presidente asumirá el 1 de marzo de 2020.