Bienestar infantil

Nuevo México se compromete a apoyar las adopciones tribales en la ley estatal

Bárbara J. Vigil ofrece un mensaje a unos 300 defensores del bienestar infantil.

SANTA FE - En su primer discurso como nueva líder del departamento de protección infantil de Nuevo México, Bárbara J. Vigil, se comprometió este martes a restaurar la credibilidad de la agencia luego de una serie de escándalos bajo su predecesor.

La secretaria del Departamento de Niños, Jóvenes y Familia de Nuevo México también prometió consagrar la ley federal que prioriza a los miembros tribales en las adopciones de niños nativos americanos en las prácticas de su departamento y la ley estatal.

En un discurso en línea dirigido a unos 300 defensores del bienestar infantil de los nativos americanos, la ex juez de la Corte Suprema del estado reiteró su promesa de aumentar la transparencia y la rendición de cuentas en la agencia, que se encarga de los casos de abuso y negligencia infantil, así como de las adopciones y el cuidado de crianza.

"Debemos restaurar la credibilidad de CYFD", dijo a la audiencia de líderes nativos americanos y trabajadores sociales de bienestar infantil.

Vigil sustituyó en agosto al exsecretario Brian Blalock, quien supervisó el cambio del departamento a una aplicación encriptada que generó controversia sobre el uso institucionalizado de una función para borrar mensajes, incluidos aquellos que pueden haber estado sujetos a leyes de retención de registros.

El mes pasado, la Legislatura lo acusó de engañarlos a principios de este año con datos que minimizaban la gravedad del maltrato infantil.

De acuerdo a un informe de la compañía Safewise, las comunidades de Anthony y Sunland Park en Nuevo México se encuentran entre los lugares más seguros para vivir en el estado.

Vigil dice que Nuevo México debería consagrar la Ley Federal de Bienestar Infantil Indígena en la ley estatal.

La ley da prioridad a los miembros tribales en los casos de adopción. Los partidarios dicen que honra los tratados federales con las tribus y previene la extinción cultural. Los opositores que demandan en nombre de los padres adoptivos blancos dicen que la ley es racista. Los partidarios y opositores han solicitado a la Corte Suprema de Estados Unidos que revise la ley.

Contáctanos