Inicia cumbre mundial de Premios Nobel de la Paz

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Inicia cumbre mundial de Premios Nobel de la Paz
    EFE

    Premios Nobel de la Paz y activistas de derechos humanos coincidieron este jueves en la ciudad mexicana de Mérida en la necesidad de la unión y de pedir apoyo, pues el silencio solo retrasa las soluciones y preserva los problemas que no pueden ser resueltos de forma aislada. 

    En el marco de las primeras mesas de trabajo de la XVII Cumbre Mundial de los Premios Nobel que tiene por sede esta ciudad mexicana, algunos de los participantes también urgieron a combatir el trabajo infantil y a procurar una mejor distribución de la riqueza en el mundo, además de priorizar el tema del cambio climático. 

    El ex presidente y sindicalista polaco Lech Walesa señaló que enfrentar los problemas, y resolverlos requiere de unión y apoyo de quienes comulguen con esos desafíos. 

    El Premio Nobel de la Paz de 1983 agregó que en su caso, cuando encabezó el movimiento sindical Solidaridad en su país, a inicios de la década de los 80´s, tuvieron una fuerza enorme. 

    Empero, requirió de respaldo de Europa y de todo el mundo ante el reto que en ese entonces implicaba enfrentar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y al comunismo en sí. 

    Participante de la plenaria “Deja tu Huella por la Paz y el Desarrollo”, Walesa propuso que los políticos y la sociedad en sí deben organizar a la gente, para que pueda resolver esos retos y, también, enseñarles cómo ir más allá. 

    Las ciudades en EEUU que terminarán bajo el agua

    Las ciudades en EEUU que terminarán bajo el agua

    Científicos aseguran que los deshielos en la Antártida y Groenlandia son tan grandes que el nivel del mar subirá más de seis pies en solo años debido al cambio climático. Para ver más de Telemundo, visita http://now.telemundo.com

    (Publicado viernes 24 de mayo de 2019)

    A su vez, el premio Nobel de 2014, el indio Kailash Satyarthi, recordó su activismo contra la esclavitud de menores ante la indiferencia de instancias como la Organización de Naciones Unidas (ONU), que comenzó a atender este flagelo hasta 1989.

    Ninguna agencia de la ONU ha reconocido que la esclavitud y el tráfico de menores es tan severo y tan serio, por lo tanto, mientras estoy sentado aquí con ustedes, estamos pagando el costo y perdiendo muchos seres humanos. 

    El laureado, quien en su juventud afirmó haber recibido maltrato físico, aseguró como Walesa, “que ningún problema en el mundo puede ser resuelto de manera aislada y en silencio. “los problemas tienen que ser corregidos y sólo así llegarán las soluciones”, abundó. 

    Agregó también que los niños del mundo deberían tener juguetes en las manos en vez de trabajar y a los jóvenes presentes les espetó que son el cambio para un mejor futuro de la humanidad. 

    “Ustedes son el cambio, nadie más”, exclamó al dirigirse a los jóvenes, mientras los instaba a levantar ambos brazos a manera de liderazgo. 

    Seguidamente, y en ese mismo panel, la activista yemenita Tawakkol Karman criticó la forma en la que la riqueza está distribuida en el mundo, derivado del proceso globalizador. 

    “Todos los países deben de beneficiarse de esta globalización, y no sólo las naciones ricas, que no ayudan verdaderamente a las pobres, y que lo único que hacen es robarse el bienestar de las tierras. 

    “Compran sus tierras, solamente de manera directa o indirecta a través de sus empresas multinacionales, es decir, se están robando el bienestar latinoamericano y de otros países y ese es un ataque real”, acusó. 

    La Premio Nobel de la Paz en 2011 dijo que es necesario levantar la voz y dirigirse a los países ricos que apoyan a los dictadores y que son los que se roban el bienestar de los seres humanos en todo el mundo “y por ello debemos de pedirles que detengan esos ataques”. 

    Presente en ese eso foro, el Premio Nobel de la Paz de 2016, el colombiano Juan Manuel Santos, manifestó su preocupación por la amenaza conjunta que supone la destrucción del orden mundial que durante las últimas décadas ha preservado la paz. 

    Asimismo, un nuevo gran problema como el cambio climático, que amenaza la supervivencia de la humanidad, dijo. 

    Esto, prosiguió, acompañado de una concentración de la riqueza y una destrucción de las instituciones para preservar la paz, “es lo que tenemos que corregir y corregir ya con la atención al cambio climático, si queremos vivir en paz para el futuro”. 

    El activista sudafricano Sello Hatang dijo que no es posible seguir en la espiral de la violencia y añadió que el mundo busca la liberación de los gobiernos represores, de la guerra y del odio. 

    “No importa si hay guerras, la gente seguirá en este camino y nosotros debemos seguir construyendo oportunidades para aquellos que tan solo están buscado un espacio para ser simplemente seres humanos y ser reconocidos como tales”, agregó Hatang, directivo la Fundación Nelson Mandela. 

    Hatang, quien tomó arte en la plenaria las Culturas Originarias y la Paz Regional, alertó también que el primer peligro que las personas indígenas y pueblos originarios enfrentan es que el colonizador determina su agenda. 

    “Y ello viene con la pérdida de la lengua y del idioma, porque la identidad viene de la mano con la lengua, si tú ya no te puedes expresar en tu idioma, la pérdida del yo, de tu identidad se convierte en una realidad", apuntó. 

    “Creo que lo que esta plataforma nos ha enseñado es que hemos normalizado muchas cosas de las formas en las que las personas se ven obligadas a asimilar y para pertenecer a un grupo tienes que asimilar”. 

    El encuentro, que este día reunió a más de 1,000 personas de países de todo el mundo en esta capital del suroriental estado mexicano de Yucatán, proseguirá el viernes y el sábado con ponencias, reuniones plenarias y talleres entre otras actividades. 

    La conclusión será el mismo sábado con una presentación del cantante puertorriqueño Ricky Martin en el tradicional Paseo de Montejo, principal avenida de esta ciudad, antes unas 25,000 personas.