Fotografía del año: el infierno es aquí y ahora